Chernobyl, de HBO: Terror al ser humano

Por Juan Francisco Barrera @cine.365


HBO lo hizo otra vez. Un golpe en la mesa, una cachetada de realidad para todos los que pensaban que la cadena estadounidense era solo Game of Thrones. A aquellos quienes se disponían a cancelar la suscripción y volverse a Netflix yo les digo alto: zona contaminada.


Chernobyl es todo lo que han escuchado y más. Es terror puro. Al desastre, al uranio, al cáncer. A las imágenes de cuerpos cadavéricos, a los tejidos que se deshacen con el roce de las sábanas, a las ampollas de sangre que se revientan por sí solas. Pero por sobre todo, es horror al ser humano. A lo que puede provocar la obtusidad de las personas para salvaguardar la ideología. A esa ignorancia ensayada que se impone aunque todos sepan que es dañina.


Chernobyl es impotencia ante las malas decisiones que costaron miles de vidas, ante la embarazada que toca a su esposo contaminado pese a que se le dijo que no lo hiciera. Es dolor frente a los héroes que se sentenciaron a muerte en orden de salvar a otros, ante la dificultad que el Partido Comunista colocaba a las investigaciones.


Chernobyl es calidad pura. Es una película de terror. Es un documental. Es una denuncia. Chernobyl es intriga y espanto, es obsesión y ganas de más. Es un desfile de actuaciones memorables, una galería de imágenes terroríficamente hermosas. Es dirección y guión espectaculares.


Chernobyl es una lección de vida. Es evidencia de que el ser humano es el peor enemigo de la naturaleza. Es la manifestación más clara del desastre que puede causar la estupidez; y lo grandioso que se puede lograr si se trabaja en conjunto, si se le libera el camino a la ciencia, a las buenas personas.


Chernobyl es excelencia. Majestuosidad. Es algo que todos deberían estar viendo. Ahora ya. No se conviertan en otro desastre.




Böldness

SITIO WEB DE TENDENCIAS, ESTILO DE VIDA E INSPIRACIÓN 

Por si quieres hablar con nosotras