#Entrevista: Las claves del éxito de los Contadores Auditores

Por Carolina Vergara @carojournalist


Foto: Juan Ignacio Severin.


Conocimos en persona a los “Contadores Auditores” cuando Böldness fue a cubrir, a principios de este año, la décima premiación de los “Contadores Auditores Awards”, esa noche estuvo espectacular y lo pasamos increíble. Luego, los vimos en el estreno de “Tú amarás” de la Compañía Bonobo.


Queríamos conocer su trabajo como directores detrás del éxito musical “Morir de Amor”, protagonizada por Antonia Santa María, Gabriel Cañas, Gabriel Urzúa, Dayana Amigo, Montserrat Ballarin, Emilia Noguera y Mariela Mignot.


Destaca del montaje, que cada canción es escénicamente distinta a la otra, es un viaje de principio a fin al mundo de las teleseries y presenta un “playlist” de canciones ochenteras, que el público canta y aunque no conozcan las canciones se disfruta de todas maneras.

Les dejamos la entrevista a los “Contadores Auditores” y vayan a ver “Morir de amor” que quedan poquitas funciones.


¿Cómo surgió la idea realizar el musical “Morir de amor”?

Juan Andrés Rivera: Nos convocó el año pasado, Francisco Olavarría, director de Cultura Capital, productora que lleva haciendo musicales en Chile los últimos años, y nos propuso hacer este musical basado en un playlist ochentero en español. Francisco nos propuso esta historia de unas hermanas que cantaban estas canciones “cebollas”. Cuando comenzamos armar la historia, surgió el universo de las teleseries ochenteras y el diálogo con estas canciones que son muy dramáticas y evocan emociones muy exageradas. Finalmente, decidimos montar una obra que sea un homenaje a esas teleseries y donde las canciones son parte de la historia.


¿Cuáles fueron los principales desafíos a la hora de realizar este montaje?

Felipe Olivares: Lo más difícil era enfrentarnos a este género musical. Queríamos hacer un musical completo que incluyera coreografía, banda en vivo, algo que siempre ha estado presente en las otras obras de Cultura Capital. El desafío fue organizar los tiempos. La organización de lo macro: las actuaciones, el diseño, la música, la coreografía, a cada cosa había que dedicarle mucho tiempo. En el fondo el gran desafío fue tener la mente abierta para desarrollar todas esas áreas.


Empezamos a ensayar en mayo. El elenco y la música lo elegimos con Francisco, en conjunto, él proponía ciertos actores y nosotros otros, y así fuimos armando el casting y la música.


Juan Andrés Rivera: La elección de las canciones tiene que ver con eso, que fueran escenas, canciones que narraran emociones distintas. La historia es relativamente sencilla, se basa en todos los estereotipos de las teleseries. El público sabe, más o menos, de qué se trata, como cuando uno ve una teleserie y tiene una idea de cómo va a terminar, pero es muy entretenido esa mezcla de lo narrativo y lo musical.


Foto: Javier Valenzuela.


¿Cuáles fueron los referentes a la hora de escribir la obra?

Felipe Olivares: Prácticamente, usamos los estereotipos de las teleseries: la protagonista sufrida, la villana, la salvaje y ahí fuimos armando la trama, de conflictos que son típicos de las teleseries mexicanas o venezolanas.


¿Hay alguna temática en la obra que resuene con el Chile de hoy?

Juan Andrés Rivera: Nosotros nos dimos cuenta, armando la obra, al escuchar estas canciones cientos de veces, que existe un concepto del amor romántico, una visión súper machista, un sentido de pertenencia y ese tipo de cosas. Muchas canciones son súper machistas y todo el mundo las canta.También las hay de empoderamiento femenino. Nunca dijimos “esta es una obra feminista”, pero si tratamos, sobre todo en el período de ensayo, hacernos cargo de eso y reírnos un poco del machismo de esa época y mirarlo con los ojos del 2018. Podemos encontrar eso en la obra sin ser rotulada como feminista porque no fue nuestro objetivo principal.


¿Tienen planes de realizar una gira con la obra?

Juan Andrés Rivera: Las ganas están. La recepción del público ha sido súper buena. Queremos que la obra tenga la oportunidad de ir a otros lados, ya que de verdad el público lo pasa muy bien.


Felipe Olivares: Nuestro principal objetivo era estrenar y ahora como al público le ha gustado mucho, se proyecta más cosas, pero aún no hay nada concreto.


Foto: Javier Valenzuela.


Sabemos que han hecho reconocidas colaboraciones con otras compañías, ¿Cuál es la diferencia de trabajar para un proyecto propio y ser colaborador?

Juan Andrés Rivera: Desde un principio es lo que definió nuestra carrera. Los diseñadores teatrales siempre tenemos la oportunidad de trabajar con distintos directores y como disciplina eso es lo más bonito del teatro en Chile. Como diseñador uno se pone al servicio de la idea de otra persona y trata de entender su idea. Por ejemplo, con la Compañía Bonobo, hacemos un trabajo más minimalista, algo que no es nuestra naturaleza, ya que somos más exagerados y nos gusta harto lo “kitsch”, que se puede ver en “Morir de Amor”. A nosotros nos encanta poder hacer cosas distintas, es súper refrescante poder trabajar en un estilo más serio, político y otras de entrenamiento puro. Si podemos hacerlo todo, mucho mejor.


“Morir de amor” estará en cartelera hasta el domingo 26 de agosto en el Teatro Nescafé de las Artes.



Foto: Javier Valenzuela.

Böldness

SITIO WEB DE TENDENCIAS, ESTILO DE VIDA E INSPIRACIÓN 

Por si quieres hablar con nosotras