Frances: El Oscar tiene tu nombre

Por Carolina Vergara. @carojournalist


Oh Frances! ¿Tienes preparado tu discurso? Porque el Oscar tiene tu nombre.

Vemos la primera escena de “Three Billboards outside Ebbing, Missouri” (“3 anuncios por un crimen”) y ya sabemos que Frances nos entregará una actuación desgarradora.


Mildred Hayes (Frances McDormand) vive el duelo de su hija adolescente Angela, que fue violada y luego asesinada, siete meses atrás. Mildred, enojada por la falta de progreso en la investigación, arrienda tres gigantes anuncios cerca de su casa, que tiene escrito lo siguiente: “Violada mientras moría”, “¿Todavía no hay ningún arresto?, “¿Cómo es esto posible, jefe de la policía Willoughby?”.


Los tres anuncios tienen un impacto profundo en la población de Ebbing. El jefe de policía, Bill Willoughby (Woody Harrelson) y el racista oficial Jason Dixon (Sam Rockwell), consideran que estos anuncios no son del todo justos con el trabajo realizado y que los expone directamente en los medios de comunicación. Los tres anuncios se vuelven noticia, por lo tanto la muerte de Angela vuelve a ser prioridad.


Comienza así una batalla entre Mildred y el cuerpo de policía de Ebbing.


El director y escritor del guion de la película, Martin McDonagh, nos entrega un mensaje sobre retraer nuestra ira, incluso en momentos en que nuestro enojo es justificado y racional.



La trama la conduce la ira, la cual tiene un propósito y un rol que jugar: maneja la acción y el cambio social. Es la forma en que Mildred hace catarsis.

Cuando Mildred ve que la investigación sobre el asesinato de su hija no va ningún lado, toma la justicia en sus propias manos.


Son tiempos en que vemos esto diariamente, lo que provoca una grave tendencia al caos. Vemos como en distintas partes del mundo, los ciudadanos, al no verse representados o escuchados deciden tomar su ira y actuar.


La película nos dice “la ira engendra una ira mayor”. Es así que vemos, en una escena, que el oficial Dixon dirige su dolor en un terrible ataque de furia y violencia.


Que gran actuación de Sam Rockwell como el oficial Dixon, un hombre no muy inteligente, que aún vive con su madre, racista, quién tiene un historial brutal de violencia y abuso. Sin duda, está actuación le otorgará su primer Oscar a Sam Rockwell, que nos entrega un personaje tan bien interpretado.


Finalmente, los tres anuncios traen a Mildred un cierre a su duelo que no podría tener de otra forma. La película habla directamente al mundo en el que vivimos hoy, un retrato crudo y brutal de la sociedad.


El mensaje final de “Three Billboards outside Ebbing, Missouri” es que el amor es la cura y que debemos mirarnos con más humanidad y compasión.




Böldness

SITIO WEB DE TENDENCIAS, ESTILO DE VIDA E INSPIRACIÓN 

Por si quieres hablar con nosotras