#Música; Paco Paquerro en Sala Master: Nostalgia, Intimidad y Amor

Por Aquiles Cornejo


Cerca de 100 personas están en la Sala Master cuando las primeras notas de “No quiero Dormir Solo” comienzan a sonar. La intimidad que emana el recinto de Miguel Claro se mezcla a la perfección con el sonido que busca Paco Paquerro en su nuevo disco “Julio Prado Amor”, el que coquetea constantemente con la música popular. Diferenciándolo inmediatamente de su último trabajo “Desde La Maestranza”.


Cuatro años tuvieron que pasar para que el músico Daniel Hohmann volviera a lanzar un LP y esa espera se notó desde el arranque del recital. Una entrega total, sumada a continuas variantes sonoras, fueron dando rodaje a una banda que se fue soltando poco a poco en el escenario y que pasó de tocar singles como “Promesas Que No” a apostar por canciones en inglés, como “Rocanroler” y “We Can’t Help It”. Una jugada valiente por parte de Paco, quien logró defender su propuesta bilingüe de muy buena manera.


Pero el trabajo no es solo suyo, la banda que lo escolta aporta mucho para que las canciones suenen precisas y estimulantes. Leo Saavedra, Juan Francisco Ruiz Tagle y Eduardo Quiroz tocan junto al músico quien además es acompañado por su hermano en la guitarra eléctrica y por el tremendo trabajo de Sam Sherwood en el chelo. El resultado da a una agrupación llena de matices, pero muy clara al momento de expresar un sonido. “Mamita” y “Los Ausentes” sirvieron como ejemplo para mostrar a unos músicos que logran dar con su mejor versión en vivo y no en el estudio, cosa que muy pocos pueden decir.


El momento más alto del concierto se dió cuando Paco Paquerro invitó al escenario a Simón Sánchez y Martina Lluvias (quien actuó de telonera y realizó un show precioso, digno de un review propio) para tocar “Te Arrastraré Donde Me Arrastraron”, canción que ya estaba publicada en streaming y que en vivo sonó aún mejor. Las secciones rítmicas, acompañadas de las líneas de bajo del hombre de Ases Falsos lograban matizarse perfecto con la voz de Martina, que daba con el tono preciso, en una pieza que representa muy bien al proyecto; sonidos acústicos que van mezclándose con riffs electrificados, mientras Daniel va soltando letras íntimas y extremadamente personales.


Para la parte final del show, Paco mostró nuevamente sus dotes musicales probando con la guitarra eléctrica y luciéndose una vez más con la armónica, instrumento que lo acompañó en varios momentos del recital y con el que se nota que siente gran afinidad. El uso de esta es solo una muestra más de las claras influencias norteamericanas que tiene, y que se reflejan tan bien en su música.


La presentación de este nuevo álbum deja en claro que el sonido de la banda necesita de lugares íntimos para conectar 100%, ya que apela mucho a la emocionalidad y a una constante sensación de nostalgia. Quizás sean las letras románticas o la textura que otorga el piano y el chelo, pero difícilmente veo que un recinto de alta convocatoria pueda tener el aura que tuvo la Sala Master ayer, donde Paco Paquerro dio suficientes pruebas de que tiene el talento para hacerse un nombre en la escena y que por, sobre todo, sigue haciendo canciones realmente buenas.

Böldness

SITIO WEB DE TENDENCIAS, ESTILO DE VIDA E INSPIRACIÓN 

Por si quieres hablar con nosotras