Pacto de Sangre: Excelente teleserie, pésimo final

Por Valentina Morales Erdmann


Tras 9 meses de emisión, este martes terminó Pacto de Sangre. Para mí gusto, la mejor

teleserie de los últimos 10 años. Sin embargo, el último capítulo hizo cuestionarme

esta aseveración. El final fue decepcionante y predecible. La única sorpresa que hubo fue

que no estuviera al nivel del resto de la producción.


Pero ¿Por qué es la mejor teleserie? La trama sale del lugar común al contar la historia

de 4 amigos que por accidente matan a una bailarina erótica menor de edad y a partir

de entonces tratan de cubrir el crimen. Así, el thriller evita los temas comunes de las

teleseries a las que estábamos acostumbrados, aunque si abarca la típica temática de

pobres y ricos, pero sin abusar de este recurso. Los asesinos (y protagonistas) son hombres

de clase alta y conocemos cómo cambian sus vidas. Es un plus el que muestren el entorno

social y familiar de la chica asesinada.



La construcción de los personajes es notable porque son muy humanos. A diferencias de las teleseries de antes, sus cualidades están en una escala de grises. Incluso el antagonista no es 100 % malvado, como sucedía por ejemplo en El Señor de la Querencia.



A medida que avanza la historia, los personajes van evolucionado de forma impredecible, lo

que va muy bien acompañada de la calidad actoral. Quizás Pacto de Sangre debe su

éxito a la mezcla perfecta entre serie y teleserie, lo que también se ve reflejado a la

rapidez con la que avanzaban capítulo tras capítulo.


Disfruté el thriller desde el principio hasta el penúltimo capítulo. El último, definitivamente no

pudo con mis expectativas. Pareció como si se hubiese acabado el presupuesto o que los

guionistas fueron reemplazados por los de teleseries antiguas. Quizás sin nunca antes ver

la serie, porque quedaron muchas incongruencias e interrogantes. Luego del fin, estoy triste

y decepcionada: no solo terminó para siempre, sino que terminó mal.



Böldness

SITIO WEB DE TENDENCIAS, ESTILO DE VIDA E INSPIRACIÓN 

Por si quieres hablar con nosotras