#TEATRO: “La secreta obscenidad de cada día”: un juego de apariencias que sigue estando vigente

Por Carolina Vergara @carojournalist



La obra “La secreta obscenidad de cada día” escrita por el dramaturgo y psiquiatra Marco Antonio de la Parra es un clásico del teatro chileno y trae a escena dos personajes un tanto perversos y psicóticos.


El montaje tuvo una primera temporada en marzo de este año y por éxito de público vuelve al Teatro Finis Terrae, protagonizada por el elenco original, el propio Marco Antonio de la Parra y su amigo y colega, León Cohen.


Debo confesar que tenía algunas dudas sobre este montaje. Me costaba imaginar que estos dos psiquiatras estuvieran en escena interpretando a dos exhibicionistas un tanto mayores que se dicen llamar Karl Marx y Sigmund Freud.


Subirse al escenario no es un acto menor, no solo hay que tener presencia escénica, trabajo corporal y vocal, sino además lograr construir un personaje. En este montaje, los dos psiquiatras sorprenden gratamente. El Dr. León Cohen tiene una tremenda presencia escénica y un buen manejo de la voz, es divertido y logra interpretar a este personaje que tiene un toque un poco de su personalidad. Muchos lo han visto como panelista en el matinal “Bienvenidos”, aprecian su inteligencia y manejo de distintos temas, siendo siempre la psiquiatría su área de expertise.


Por otra parte, Marco Antonio de la Parra, construye un personaje muy singular. En lo personal, nunca lo vi a él (quién fue mi profesor en la Universidad y es conocido por sus libros, dramaturgia, programas de radio y televisión, además de ser un importante académico) y eso se agradece, no queremos ver en escena al “actor” queremos ver a estos personajes, que no sabemos si son exhibicionistas, torturadores, espías, psicóticos, Karl Marx o Sigmund Freud. El espectador entra en esta magia del teatro y comienza a jugar con lo simbólico, cada uno arma su propia historia.


De la Parra logra lo que muy pocos dramaturgos pueden hacer en su vida: interpretar su propia obra y eso debe ser un tremendo privilegio como autor. Convertir las palabras en acción, gracias a tu propia voz, debe ser una gran satisfacción como escritor.


La obra “La secreta obscenidad de cada día” fue escrita en 1983 y sigue siendo vigente, aunque ahora genera otros cuestionamientos. Nos preguntamos: ¿Cómo recibimos a estos dos personajes psicóticos que quieren hacer un acto exhibicionista al frente de un liceo de niñas de clase alta? En la actualidad, dónde hemos sido testigos de los movimientos #MeToo y #TimesUp, el tema del acoso y el abuso, son bastante diferentes de lo que fue en la época de los ochenta y se recibe de otra forma. Sin embargo, lo interesante de esta obra es que muestra este perfil del perverso o el victimario e indaga en el contexto político de la dictadura, haciendo del subtexto su gran herramienta, como por ejemplo nombrar al Guatón Romero, a quién en segundos nuestro cerebro establece como el Guatón Romo.


La obra tiene de todo, momentos divertidos y también profundos, es interesante ver a estos dos personajes: Karl Marx y Sigmund Freud, reírse de ellos mismos, indagar en sus propias perversiones y bajarlos un poco a este mundo más terrenal y sacarlos del podio de los padres del Marxismo y del Psicoanálisis.

“La secreta obscenidad de cada día” es una obra irreverente que sigue aún muy vigente.


LA SECRETA OBSCENIDAD DE CADA DÍA

TEATRO FINIS TERRAE

Dramaturgia: Marco Antonia de la Parra.

Elenco: León Cohen y Marco Antonio de la Parra.

Del 31 de agosto al 13 de octubre de 2019.

*Excepto 15, 21-22 de septiembre y 5-6 de octubre.

Sábado a las 20:30 horas y domingo a las 19:00 horas.

Entradas desde $2.500 a $7.000

Avenida Pocuro 1935, Providencia. Metro Inés de Suárez

Böldness

SITIO WEB DE TENDENCIAS, ESTILO DE VIDA E INSPIRACIÓN 

Por si quieres hablar con nosotras