#TEATRO: “Todos eran mis hijos”: una obra que resuena hoy más que nunca

Por Carolina Vergara @carojournalist

Foto: Estudio Schkolnick 


Uno de mis dramaturgos favoritos es Arthur Miller, quién estrenó “Todos eran mis hijos” en Broadway en 1948, bajo la dirección de Elia Kazan (un dato al margen: Elia Kazan es el abuelo de la actriz, Zoe Kazan, protagonista de las películas “What if” y “The Big Sick”).

Arthur Miller no es un desconocido, dentro de sus obras más destacadas encontramos: “Muerte de un viajante”, “Una vista desde el puente”, “Las brujas de Salem”, entre otras.

En lo personal, tenía mucho interés de ver esta obra. Siempre encuentro fascinante cuando estrenan clásicos del teatro porque el riesgo es aún mayor. La pregunta clave que me hice ese día fue: ¿va a funcionar una obra que habla de la Segunda Guerra Mundial en el Chile de hoy?


Los intereses económicos que proporcionan una guerra y la enfermedad moral aún siguen estando presentes en nuestra sociedad, de esta forma esta obra resuena hoy más que nunca.


¿De qué trata la obra?

Joe Keller (Cristián Campos) es un fabricante muy exitoso obsesionado por un oscuro pasado. Durante la Segunda Guerra Mundial, su compañía produjo piezas de motor defectuosas para aviones, resultando en la muerte de 21 pilotos. Joe Keller no solo fue responsable de enviar los materiales defectuosos, además traicionó a su amigo, Steve, al echarle la culpa a él.


Otra arista importante en la trama es la misteriosa desaparición de tres años del hijo de Joe, Larry. Su madre Kate (Coca Guazzini), que está algo desquiciada por esta circunstancia, se niega a creer que Larry ha muerto. Mientras tanto, su otro hijo, Chris (Jorge Arecheta), está ansioso por casarse con la antigua novia de Larry, Ann (Antonia Santa María). Esto disgusta a Kate, quién tiene la esperanza, que si Ann espera a Larry, su hijo aún podría estar vivo.

Miller inicialmente presenta a la familia Keller como una familia bastante normal: feliz, de buena situación económica, querida por sus vecinos. Sin embargo, pronto vemos que no todo está tan bien y las fisuras son evidentes.


Descubrimos que los errores de Joe Keller cosechan resultados devastadores para todos. Joe opta por la riqueza personal y la lealtad a su familia, lo que incluso significó traicionar la responsabilidad social en su conjunto. Por otra parte, el espectador puede apreciar tres puntos que son interesantes de abordar: el vacío del sueño americano, el peligro de la idealización de la familia y lo peligroso que es vivir con mentiras.


Foto: Estudio Schkolnick 


Dentro de mis observaciones sobre el montaje, quiero destacar el trabajo de Antonia Santa María, es un gusto ver a una actriz que interpreta a un personaje. Como espectadora es algo que realmente se agradece. Muchas veces pasa que vemos a un actor haciendo todos los personajes de la misma forma y ahí nos damos cuenta que lo vemos a él. Santa María hace un trabajo detallado en lo corporal, gestual y en lo emotivo para presentar a una Ann muy convincente.


La escenografía es sencilla pero rescata elementos simbolistas, como el árbol que se cae después de la tormenta, que nos muestra que algo va suceder.


En la función que tuve la oportunidad de ver, hubieron problemas de ritmo y sentí que el elenco estaba muy dispar en sus actuaciones. Es algo que suele ocurrir con las primeras funciones de la obra y que se van trabajando a medida que va avanzando la temporada.

El texto es una joya. Es un lujo poder ver este tipo de obras en nuestra escena local.


Foto: Estudio Schkolnick 


Todos eran mis hijos

Autor: Arthur Miller.

Dirección: Álvaro Viguera.

Elenco: Cristián Campos, Coca Guazzini, Jorge Arecheta, Antonia Santa María, Benjamín Westfall, Cristián Carvajal, Elisa Zulueta, Luis Cerda y Sol De Caso.

Diseño de Escenografía: Daniela Vargas.

Diseño de Vestuario: Andrea Carolina Contreras.

Diseño de Iluminación: Andrés Poirot.

Precios: General $10.000. Adulto mayor y Alumno UC $6.000.

Súper jueves $5.000. Miércoles populares y estudiantes $4.000.

2x1 entrada general Club La Tercera; descuento Tarjeta Vecino Ñuñoa; 25% descuento afiliados Caja Los Andes.

Teatro Universidad Católica. Jorge Washington 26. Plaza Ñuñoa.

Böldness

SITIO WEB DE TENDENCIAS, ESTILO DE VIDA E INSPIRACIÓN 

Por si quieres hablar con nosotras